Cassandra Darke de Posy Simmonds

Llegué a Cassandra Darke (2020, Salamandra Graphic) solo por su portada. Ni siquiera me detuve a mirar la contraportada del libro ni a investigar la fama y reconocimiento de su autora, Posy Simmonds. Para mí, fue suficiente la imagen de una mujer mayor muy abrigada caminando por la nieve con guantes amarillos de lavar platos y una pistola, detrás de ella se ve otra mujer, más joven, con actitud misteriosa. 

Luego de que en la primera página revela la noticia del asesinato de una desconocida, Cassandra comienza a contar su historia. Nuestra protagonista administra una galería de arte en un barrio exclusivo de Londres, se encarga de seleccionar, comprar y vender piezas de importantes artistas; a sus setenta y tantos se autodefine como “vieja y gorda”, vive junto a su perro, luego de que se separara hace muchos años de su esposo y este se casara con su hermana. Un día, su sobrina Nicki aparece para que, a cambio de asistir a Cassandra en la galería, ella la apoye en sus proyectos artísticos. Así, comienza una relación difícil, Nicki se muda al sótano de la casa de Cassandra, quien está poco acostumbrada a la compañía, tiene un carácter fuerte y es muy honesta, a veces demasiado. Poco a poco, los caminos de Nicki y Cassandra se entrecruzan de modo que terminan juntas en una noche de nieve, con un arma y un crimen que resolver.


De Cassandra Darke sorprenden varios aspectos: la composición atractiva entre texto e imagen que provoca que ninguna página sea igual a la otra, entre ilustraciones de los personajes y sus acciones, bellas imágenes de Londres en plena época navideña, textos narrativos, recuerdos en flashback y obras artísticas famosas. Por otro lado, aunque Cassandra tiene aspecto de tierna abuela, cuenta con valentía y nobleza, también es una mujer capaz de cometer acciones despiadadas y egoístas. Es humana y compleja viviendo una vejez en soledad, con todo esto, es imposible no quererla. Cassandra dirá groserías, se cuestiona su propósito en la vida y cómo se aproxima la muerte, también lanza dardos sobre la burguesía y el mundo del arte en la actualidad. Esta novela gráfica tiene de todo, incluso ilustraciones con contenido sexual, lo que la hace no apta para niños o niñas pequeñas.

En Cassandra Darke, hay diversos paratextos, saltos temporales y estilos que mantendrán entretenidos a tus ojos.

En cuanto a Posy Simmonds, sin duda es una artista para seguir descubriendo, es británica y tiene 75 años. A partir de 1970 trabajó como caricaturista de The Guardian, una de sus tiras cómicas se hizo muy popular y, al no contar con un nombre, todos pasaron a llamarla simplemente Posy. Desde 1987, se dedica principalmente a crear libros ilustrados, pero también sigue con las cooperaciones en medios como BBC, Harpers Bazar, The Times, además de The Guardian. Cassandra Darke se suma a otros dos títulos, donde mujeres diversas y poderosas son protagonistas, como lo son Gemma Boveri (1999) y Tamara Drewe (2007), las cuales, al igual que su creadora le hacen frente a situaciones complejas con humor y desenfado. La trayectoria de Posy Simmonds hizo que en 2002 fuera nombrada parte de la Orden del Imperio Británico, para nosotras, además, se suma junto a Cassandra, a nuestros favoritos del 2020.

Share This